Sigue el carrusel de managers en la Liga Mexicana de Beisbol

Crónicas del Diamante.

(Guillermo  Sedas Toriz. 9 de agosto 2018)

Esta temporada de la LMB, o mejor dicho, las dos temporadas; han tenido un inusual desfile de cambios de manejadores durante todo el calendario. Pocos son los dirigentes que han durado las dos campañas hasta este momento. Nombres como Lorenzo Bundy de Pericos de Puebla, Roberto Kelly de Sultanes de Monterrey, Homar Rojas con Rieleros de Aguascalientes o Roberto Vizcarra de Leones de Yucatán, son casos muy contados de los managers que han permanecido en su puesto desde el inicio de la primera temporada de este 2018.

Hemos visto nombres desfilar por los equipos sin dar los resultados que los dueños de la pelota y el bat requieren para sus escuadras, pensando que la mejor manera de lograr esos resultados es a través de una viraje completo de la dirección del equipo, sin saber que eso muchas veces es más perjudicial para el club.

Llegamos a absurdos como el de los Toros de Tijuana, que siendo campeones de la temporada 2017 y subcampeones de la zona norte del primer torneo del 2018, despidieron al manager campeón: Pedro Meré y lo sutituyeron por el dominicano Lino Rivera, que sólo duró un mes en el cargo, siendo ahora dirigidos por el grandes ligas Oscar Robles, que incursiona por primera vez en ese puesto; Pedro Meré, a su vez, pasó a dirigir a los Acereros de Monclova, que ya llevan tres dirigentes en este año: Dan Firova, el venezolano Carlos Gracía y actualmente el veracruzano Meré. Y eso que hablamos de dos de los equipos con mejores resultados en la liga, dos de las escuadras que encabezan el standing de la zona norte.

Otro caso absurdo es el que representa Guerreros de Oaxaca, que comenzaron el año con José Luis “Borrego” Sandoval, para luego ser sustituido por el cubano Joe Álvarez y actualmente por el debutante Sergio Gastelum. En Oaxaca también resulta curioso que han contratado a Daniel Fernández para que sea el coach de banca de Gastelum, siendo que inició la temporada como manager de Piratas de Campeche, en donde fue sustituido por el venezolano Rómulo Martínez; en fin, un verdadero carrusel, en donde lo que menos importa es la parte deportiva. ¿Qué será, falta de conocimiento de los directivos, caprichos y berrinches o simplemente una forma de darle vuelta a la nómina, sin ningún tipo de pudor ni respeto por las personas que laboran para ellos?

Lo que si es claro, es que la afición no está muy contenta con este nuevo formato y los excesivos cambios que generan, se comenta en los estadios que no se logra identidad con los equipos de esa manera, así que es una asignatura pendiente de los dueños y directivos una vez terminada esta campaña de la LMB y se avoquen a evaluar el resultado final de la misma.

 

Deja un comentario