Esperanza Enfranjada: saldo blanco en el Club Puebla tras la semana más complicada del año.

Por: Marco Sedas.

La Franja consiguió probablemente el resultado más valioso de la presente temporada. Los “Camoteros” resultaron avantes en una de las plazas más duras del futbol mexicano: el Estadio Olímpico Universitario de la UNAM, y consiguieron un valioso 2-2.

Los dirigidos por Enrique Meza emprendieron el viaje a la capital del país arrastrando dos derrotas seguidas. El periodo comprendido entre el viernes 21 y el presente domingo 30 de septiembre correspondió probablemente al tramo del calendario más complicado para el Club Puebla.

Los de la Angelópolis sostuvieron compromisos frente a tres escuadras poderosas, de opulentas nóminas, ricas historias y en los escaños más altos de la tabla del Apertura 2018: América, Tigres y Pumas.

Afortunadamente -y a pesar de la esperable eliminación a manos del seis veces campeón de liga, Tigres UANL- el mencionado periplo disputado en Puebla, Monterrey y Ciudad de México resultó en saldo blanco para el equipo de Enrique Meza y sus aspiraciones de ingresar a la “fiesta grande” del futbol mexicano.

A pesar de la baja cosecha numérica -apenas un punto de nueve disputados- el trámite del partido frente a América -el cual mantuvo el empate a dos hasta el minuto 94’, cuando un gol en fuera de lugar selló el definitivo 2-3- y el heroico regreso en el Olímpico Universitario tras verse abajo 0-2 en el marcador en la primera mitad, supone un tanque de oxígeno en la moral de este equipo, y una inyección de confianza para afrontar la recta final de la temporada.

Exceptuando la estrepitosa eliminación en Copa, la escuadra poblana mostró argumentos futbolísticos suficientes para estar dentro de los ocho mejores del campeonato mexicano. Dos encuentros bien disputados –frente a América y Pumas- con un estilo definido y planteamientos inteligentes de parte del profesor Enrique Meza.

Los “Camoteros” han demostrado con dos sólidas actuaciones estar a la altura de cualquier rival en la presente campaña, comandados por futbolistas que en el último par de temporadas han mantenido un nivel muy regular: Acuña, Angulo, Chumacero, y Lucas Cavallini.

Las cartas están sobre la mesa, Puebla requiere diez puntos de los 21 que restan por disputar para entrar a puestos de liguilla. En la búsqueda de la ansiada clasificación -que no ocurre desde el Apertura 2015- depende totalmente de sí mismo. El siguiente obstáculo tendrá lugar el próximo domingo a la 18:00 horas en el Estadio Cuauhtémoc, donde medirá fuerzas con Lobos BUAP en el llamado “Derbi de la cemita”.

Deja un comentario