América regresa al triunfo ante unos desahuciados Gallos

Renato Ibarra y Roger Martínez se hicieron presentes en el marcador (2-0) para demostrar que, ante tantas bajas por lesiones y suspensiones, así como el no poder usar a los refuerzos, la casta de campeón puede más y sus picotazos son certeros para dejar en claro que no importa la adversidad.

América sintió el duro golpe de la semana pasada ante Rayados y en casa no quiso que pasarla igual. Miguel Herrera tuvo una semana difícil con las bajas que tuvo e hizo uso de una alineación que no acostumbra, mientras que la banca la llenó de jóvenes.

Las Águilas comenzaron con fuerza. De inmediato levantaron las alas y la polémica llegó al Azteca tras un contacto entre Novaretti y Córdova en el área queretana. El central Jorge Isaac Rojas se guardó la marcación de un posible penal a favor de los de casa.

La respuesta de los de Coapa no llegó con reclamos hacia el nazareno. En cambio, los pupilos de Miguel Herrera comenzaron a circular el balón para buscar la meta de Nico Navarro. Roger Martínez casi encuentra el gol con un cabezazo, aunque el guardameta estuvo atento al remate.

Cuando el juego pareció desenvolverse en tres cuartos de cancha, Renato se acomodó y metió un derechazo que sorprendió a propios extraños. Su disparo se incrustó en la red queretana y abrió el marcador para el América. La poca afición presente celebró con júbilo el golazo del ecuatoriano.

América fue más peligroso. Controló el balón y constantemente llegaba al área de Gallos. ‘Lupe’ Hernández estuvo muy participativo por la banda izquierda. El canterano mostró su mejor juego para competir ante la llegada de Nicolás Benedetti.

Roger buscó una vez más la portería, pero Navarro le quitó la gloria y controló el disparo. Los delanteros americanistas apenas tuvieron oportunidades pese a que la presión era alta y constante por las bandas. Tras el gol, Renato dejó de lucir y todo se concentró por el sector izquierdo. Henry apenas pisó el área y Querétaro buscó la forma de ir al frente.

Ake Loba y Sanvezzo fueron quienes mostraron mayor deseo de ir al frente. Incluso, Güémez contribuyó con un tiro lejano que impactó en el poste de Marchesín. Con el juego a favor de las Águilas, el central mandó a ambos conjuntos a descansar.

En el complemento, Puente Jr. modificó primero y le dio ingreso a Villalva y Samudio. Ake Loba asustó en un par de ocasiones a Marchesín, pero el argentino controló las situaciones. George Corral se sumó al ataque y desde media distancia quiso sorprender al arquero azulcrema, quien atajó con un buen lance.

América comenzó a sentir la presión del rival. En el segundo lapso, el juego se equilibró pese a que no lo hizo el marcador. Si bien Gallos emparejó el flujo de juego con los cambios, las posibilidades de gol no fueron tan certeras como hubieran querido. El tiempo se le agotaba a Rafael Puente del Río y a sus pupilos.

El estratega de Gallos quemó su último cartucho y sacó a Ake Loba por Ayron Del Valle. El ‘Piojo’ le contestó con Carlos Vargas y Jesús López. América dejó de insistir con peligrosidad al frente. Ambos conjuntos se repartieron la posesión del balón y apeas crearon peligro para los porteros.

En un descuido de la zaga visitante, Renato se internó al área y disparó sobre la barrida atenta de un defensor, mismo que alcanzó a desviar el balón y permitió que navarro rechazara sin tanto peligro.

Las bajas en las Águilas pesaron. Herrera supo que con el marcador a su favor, lo idóneo era conservarlo. Fueron más las individualidades que el juego en conjunto los que provocaron los últimos intentos azulcremas. Un contacto sobre Guido en el área requirió del VAR para sancionar el penal. Con seguridad, Roger tomó el balón y mandó el cobro al fondo para ampliar la ventaja.

Al final, pese a los dos goles de ventaja, América se quedó con los tres puntos y ansió el momento en el que pueda recuperar a sus elementos titulares y contar con sus refuerzos para encarar lo que resta del torneo. Con un leve vuelo, las Águilas demostraron que son capaces de hacerle frente a las suspensiones y bajas.

Deja un comentario