Real Madrid no tuvo piedad con el Alavés

Madrid (Paola Núñez, ESPN Digital) — Karim Benzema y Vinicius Júnior han llegado a febrero con las uñas afiladas.

Bueno para el Real Madrid, que tiene en la dupla de ataque el mejor argumento para seguir creyendo en la remontada liguera. Malo para el resto, particularmente Barcelona y Atlético, que lo empiezan a ver demasiado cerca.

El Real Madrid materializó esa “promesa” de volver a la pelea por el título de Liga con una victoria por 3-0 sobre el Alavés en el encuentro disputado este domingo en el Santiago Bernabéu.

Después de pasarse media temporada desaprovechando una oportunidad tras otra de recortar distancias con respecto a la cima, bastó con que veterano y aprendiz acertaran en un par de sus (múltiples) llegadas de peligro para que el sueño se hiciera realidad. El conjunto merengue por una vez sacó ventaja del ‘derrapón’ de sus rivales directos y se ha puesto a ocho puntos del líder, Barcelona, y solo dos del Atlético a una semana del derbi madrileño.

Pero si el Real Madrid vuelve a dar señales de vida en el campeonato español ha sido porque Benzema y Vinicius así lo han querido. Porque han decidido quitarse de encima el peso de llevar el ‘9’ en el dorsal, el primero, y justificar el cartel de “estrella del futuro”, el segundo, y se han dedicado a divertirse.

Con ellos, el resto del equipo ha ganado consistencia y regularidad en su juego. Sobre todo, seguridad y confianza en sí mismo.

Jamás dio muestras de desesperación o temor a verse sorprendidos a la primera pérdida – y bien les pudo pasar, pues la zaga es la que es, aún con Reguilón dando muestras semana tras semana del porqué le ha ganado la titularidad en Liga a Marcelo.

El Madrid tuvo la paciencia que no había tenido en meses y se vio recompensado.

Durante media hora intentó abrir a una de las defensas más organizadas que se han parado en el Bernabéu en los últimos meses. Rara vez cedió el balón, y cuando lo hizo, no dejó que pasara de la media más que en un par de ocasiones. También Courtois mostró seguridad atrás, incluso cuando un pase retrasado estuvo a milímetros de tirar todo por la borda.

Madrid generaba una ocasión tras otra, ya fuera por la banda de Bale, que volvía a la titularidad, o (con mayor frecuencia) por la de Vinicius. Hasta que provocó que la defensa rival se viera desbordada en una jugada a velocidad en que Reguilón tuvo un papel fundamental para el 1-0. En una llegada por su banda, el lateral se apoyó en Vinicius para anular a la defensa con una pared y ponerle un centro preciso a Benzema, que ya sin marca dentro del área, remató a placer.

Con el partido bajo control y como las amenazas a Courtois eran escasas y, cosa rara, no llegaban a provocar mayor sobresalto a la defensa, se lo tomaron con más calma. Y en esa paz, cuando la grada ya casi celebraba irse a casa con la tranquilidad del 1-0, Vinicius Júnior redondeó para regocijo de la afición.

Cerró la cuenta, ya en tiempo de compesación, el más improbable de todos: Mariano, que estrenó así el ‘7’ que lleva a la espalda

Deja un comentario