MONTERREY (ESPN Digital) — Los Rayados no pudieron agenciarse de la edición N° 118 del Clásico Regio al dejarse alcanzar 1-1 por los Tigres en el Estadio Bancomer, así que los blanquiazules se quedaron con las ganas de arrebatarle la cima de la tabla a su archirrival.

De esta manera, los felinos llegaron a 23 puntos y Rayados a 22, lo que mantiene al equipo de Diego Alonso como el único invicto del Clausura 2019.

Los locales no pudieron dar una alegría a su afición, pese a que, como se había anunciado en la semana, los universitarios no contaron con la presencia del francés André-Pierre Gignac, quien es una garantía de gol en esta clase de partidos.

Alonso se dejó de rotaciones y mandó al campo de juego a lo mejor con que contaba, así que haciendo lo debido, Rayados se plantaron en su cancha para proponer las acciones ante su público.

Un aparente penal en los primeros minutos de juego que el árbitro no marcó sobre Enner Valencia, fue el detonante para lo que se venía, que fue una lucha sin cuartel donde el juego rudo también se hizo presente entre los contendientes.

Tigres recuperó el partido pasados los primeros minutos y Eduardo Vargas falló la primera para su equipo al minuto 13, tras un desborde por derecha de Luis Quiñones que el chileno mandó por arriba.

Los felinos ejercieron una fuerte marca desde el medio campo, de tal forma que la ‘Pandilla’ se dedicó a tirar pelotazos, ante el descontento de su técnico.

No obstante, Rogelio Funes Mori se perdía el primero al 18′, al fallar ante Nahuel Guzmán, en la llegada más clara de la ‘Pandilla’ hasta ese momento.

Producto de una falta afuera del área, Miguel Layún cobró un tiro libre directo que mandó a la barrera y después los felinos volvieron a controlar las acciones con una mayor posesión de pelota.

No obstante, cuando más dominaban los visitantes, llegó el tanto del Monterrey por conducto de Funes Mori, quien en una jugada de pared con Leonel Vangioni terminó utilizando como recurso el pegarle hacia atrás al esférico, para anotar un gol de ‘taquito’ entre una nutrida zaga felina.

Aunque una lucha sin tregua siguió generándose en la cancha del Bancomer, los primeros 45 minutos transcurrieron con la ventaja por 1-0 para los blanquiazules.

En la segunda mitad, Ricardo ‘Tuca’ Ferretti realizó un cambio posición por posición; entró a la central Hugo Ayala por Francisco Meza y apenas arrancando la complementaria, la potencia de Jesús Gallardo se hacía sentir, aunque el mediocampista albiazul terminó enviando su disparo por arriba del arco.

Las huestes de Alonso entraron ‘con todo’ al segundo tiempo y la defensa felina tuvo que ‘rifarse’ el físico ante las acometidas de su rival.

Sin embargo, Vargas dejaba ir otra al minuto 63, al sacar un disparo potente frente al arquero, pero el balón se iba desviado a tiro de esquina.

El timonel del Monterrey no estaba muy contento con la nula eficacia de su escuadra en la vuelta del descanso, así que al 65′ metió a la cancha a Avilés Hurtado, sacrificando al mediocampista Maximiliano Meza, con el afán de buscar más goles y así asegurar el marcador a su favor.

Sobre todo, porque pese a no contar con Gignac, su contrincante seguía generando peligro esporádicamente.

De este modo, al minuto 69, en una jugada personal de Luis Quiñones, quien estaba haciendo el ‘gasto’ mayor en el ataque de los universitarios, por poco conseguía el tanto del empate. El colombiano le hizo el ‘sombrerito’ al defensa y sacó un disparo de zurda que fue bien atajado por Marcelo Barovero.

Asimismo, al 72′ otra vez Tigres. Ahora tocó el turno a Valencia, quien intentó con un disparo de tiro libre que pegó en la barrera, pero Tigres finalmente encontraría el gol de la igualada al minuto 81, cuando Luis quiñones que se metió por la banda izquierda y desde ahí sacó un remate de zurda que Barovero no consiguió atajar.

Inmediatamente, el técnico de los Rayados metió a Ángel Zaldívar al terreno de juego, ya que su anterior cambio no le había dado resultado y al minuto 90, un aparente penal sobre Funes Mori que el árbitro no marcó, dejaba ir la posibilidad de hacer el segundo para la ‘Pandilla’.

El Monterrey se sumergió en una ola de ineficiencia hacia el final del cotejo y salvo que su mejor goleador, Rogelio Funes Mori rompió una sequía de más de tres años, no logró salir eufórico de su estadio.