Chocan defensas por el título nacional Final Four

MINNEAPOLIS — Las universidades de Virginia y Texas Tech buscarán este lunes por la noche el primer campeonato nacional del basquetbol colegial estadounidense.

Se trata del partido entre dos de las mejores defensas del país, que gustan de jugar a ritmo lento y sofocar rivales hasta la desesperación, como sucedió en sus respectivas semifinales del sábado pasado.

Virginia eliminó a la Universidad de Auburn y Texas Tech hizo lo propio con el que para muchos era el favorito para ganar el campeonato, la experimentada Universidad de Michigan State.

“Son un equipo con mucho talento y disciplina defensiva”, consideró este domingo el guardia de Texas Tech Brandone Francis. “Pero también pueden jugar y atacar a la ofensiva. Tiene muchachos que pueden anotar rápido coo (Kyle) Guy y Ty Jerome. Son unas estrellas”.

Virginia dominó el máximo nivel del basquetbol colegial en eficiencia defensiva. Aceptó menos de 56 puntos promedio por encuentro, mientras que los texanos terminaron terceros en ese mismo departamento.

“Ellos tienen una defensiva realmente especial”, mencionó este domingo el entrenador de Virginia, Tony Bennett. “Tengo un gran respeto por la manera en que juegan, pero es un sistema diferente al nuestro”.

“Como alguien dijo, somos dos de las mejores cinco defensas del país”, añadió. “Pero ellos son demasiado físicos. Su habilidad para quitarte la bola y algunos de los vistazos de la cancha en el torneo es lo que ha hecho que detengan a algunos de los mejores equipos ofensivos”.

Texas Tech, que dominó casi de punta a punta a Michigan State, frenó a sus tres últimos oponentes en el Torneo NCAA muy por debajo de sus promedios ofensivos, como sucedió contra Michigan State, a la que dominó casi de punta a punta, a pesar de sus grandes anotadores como Cassius Winston, quien para muchos es el mejor guardia movedor de bola en todo el país, y al delantero Matt McQuad.

Tan se espera un juego defensivo que apenas se conocieron los protagonistas del último partido de la temporada cuando las casas de apuestas en Las Vegas consideraron que el “under/over“ será de 120 entre ambos equipos.

“El mayor problema de enfrentar a Texas Tech será aguantar el físico y velocidad de ellos”, consideró el centro argentino de Virginia, Francisco Caffaro. “Los equipos grandes y rápidos fueron los que más problemas nos dieron durante toda la temporada, como sucedió contra Duke y Florida State”.

Caffaro no juega porque el equipo prefirió dejarlo desactivado esta temporada para que tenga otros cuatro años de elegibilidad porque era muy probable que en caso contrario estaría en la banca atrás del neozelandés Jack Salt.

Pero de cualquier manera participa en todos los entrenamientos, juntas y actividades de los Cavaliers de Virginia.

“Ellos (Texas Tech) pudieron vencer a Michigan State sin que su líder anotador tuviera su mejor noche“, dijo el argentino. “Tienen muy buenos jugadores para defender y atacar. Como nos dijo el entrenador, cualquiera de sus jugadores puede hacernos daño”.

Cierto, Jarrett Culver sólo aportó 10 puntos, incluidos seis en los últimos tres minutos. Sin embargo, surgió la gran figura de Matt Mooney, quien además de aportar 22 puntos realizó una buena defensa contra Winston.

Mooney y Francis fueron dos de los jugadores de Texas Tech que comenzaron su elegibilidad colegial en otras universidades; el primero con South Dakota y el segundo con Florida.

“Aquí nos dieron otra oportunidad de encontrar nuestro hogar en el basquetbol”, señaló Francis. “Los entrenadores y compañeros nos trataron siempre como familia. Espero que podamos hacer bien las cosas y conseguir el histórico triunfo para regresarle algo de lo mucho que han hecho por nosotros”.

Además, muchos esperaban que Virginia llegara a este punto, pero al final se les complicó hasta el último segundo y el resultado estuvo envuelto en polémica arbitral.

“Pero al final de la noche, Kyle Guy fue a la línea y convirtió los tres tiros desde la línea”, dijo el entrenador de Auburn, Bruce Pearl. “No es fácil para el muchacho en ese gran escenario y lo hizo”.

“Muchas marcaciones arbitrales suceden a lo largo del partido y no hay que quitarles mérito”, agregó. “Nos ganaron y están en el partido de campeonato”.

El juego por el título comenzará a las 9:20 p.m. ET en el U.S. Bank Stadium de Minneapolis, Minnesota.

Deja un comentario